jueves, 24 de mayo de 2007

RCTV: variaciones (y desengaños) sobre un mismo tema

1
No pocos lo vimos: caían ráfagas de humo blanco sobre la sede de su cultura política y social. Algunos corrían entre explosiones, entre culpas, se le medían a las carreras, a las alturas, a las rejas y a los golpes. Otros morían con la bandera en la cara. Algunos, como yo, vimos a Popy bailar con un sombrero rojo y a Juan Corazón con escarcha en el ojo. Yo vi a Marieta Santana hablar de Madonna y el sexo, y también vi a un gordito con una res en el lomo. Vi a un tal "papi" Rivas brillar en un mundialito y a Rafael Dudamel hacerle un gol a Argentina. Yo vi al Hombre de la etiqueta y no le creí. Vi a Pastora Lara Portillo y le creí a medias. Vi a Abigail y quise creerle con todas mis ganas. Hoy me arrepiento de haber sido tan tonto.

El primer recuerdo que tengo de la TV venezolana se remonta a la programación infantil de RCTV en los años ochenta, apenas entrando la década: un panorama tan oscuro y desalentador que había conseguido olvidar. O eso había querido. Pero no me pidan que vaya más atrás, algunos tenemos más suerte que otros.

2
Historia audiovisual del siglo XXI (Venezuela, Sudamérica): unos pagan la luz, otros tienen dinero para comprar lugares entre el relato (clientes, los llaman, y siempre tienen la razón) y, los que más tienen (desde el siglo XV, años más, años menos), tienen tierras y también espacios radioeléctricos: unos se asesinan en vivo, otros graban (producen). Y otros miran la tele. Igual que hace cincuenta años.

El medio es el mensaje, dijo Mc Luhan. Y un gentío repite la frase, probablemente sin entender del todo a qué se refería el canadiense. Asunto de totalidades. Ahora aparece a diario en los medios que se muere una conseción, que no se muere, que la matan, y que no hay libertad de expresión. Que en Venezuela hay un poder dictatorial que hace rato empezó a quitarse la máscara. Que las leyes se leen al derecho y al revés. Que está bien hecho que cierren esa planta televisiva. Que no, que pobrecitos sus trabajadores y ahora qué vamos a hacer sin el peso de la denuncia. Que hay buenos y malos.

3
Todo es muy claro y huele feo: hay que ser rolitranco e pendejo para no saber que la medida contra ese bodrio de canal para el cual trabajé llamado RCTV, es una revancha, una cobranza, un pulso ganado, la retaliación ante su política editorial, que, hay que aclararlo (a este blog lo visitan algunos foráneos) no es más que el espejo invertido del gobierno. ¿Qué quiere decir esto? Que es la misma vaina, pero al revés.

Hay que ser rolo e guevón para pensar que ahora sí tendremos una programación digna, gracias a los intereses del Estado venezolano, que, como siempre ha demostrado, promueve la participación de todos los venezolanos. Seguro.

(Reafirmación de lo anterior, por si no queda claro): Hay que ser realmente un bolsa para creer que VTV o Telesur o Vive TV o Ávila TV o la nueva TVES van a elevar la calidad en la educación del nuevo hombre venezolano.

Hay que ser muy ingenuo para pensar que los directivos de 1BC son débiles y están desamparados. RCTV no muere como señal ni como productora, y sus trabajadores no tienen por qué quedar en la calle. De paso, ahí tienen a los demás canales para repetir los mismos esquemas y los mismos vicios, no en balde la última vez que estuve en Telesur saludé a seis ex compañeros de trabajo de RCTV. Y no estuve más de una hora.

Por último, hay que ser marico (ofrezco mi disculpa a los homosexuales, este "marico" significa otra cosa) para confiar en que hay justicia en la no renovación de la concesión de RCTV. Y hay que ser "más marico" para decir que es una injusticia. Justo sería acabar de plano con el resto de las televisoras o dejarlas a todas en paz.

4
Fabricar héroes como Gabyman daba para pensar en el futuro; y aquí estamos. Hemos avanzado muy rápido en el juego político como para ser tan inocentes.

Ahora me explican que hablar mal de RCTV es ser chavista y jugar en contra de la libertad de expresión. Lo siento, estén a favor o en contra de esta cagada de gobierno o de esta empresa televisiva, lo que está en juego, para mí, no es el futuro del país (ni falta que hacen 4 canales de televisión como RCTV o VTV para educar a mis futuros hijos, no joda) sino la dignidad. Esa vaina ahí que se parece como a la ética.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Coño Leo,pero estas vainas no las dijiste en tu gloriosa entrevist para Telesur.¿Cómo quedamos?

Leo Felipe Campos dijo...

Por el "coño" supongo que estamos en confianza. Por la hora de tu comentario, supongo que leer el texto que está debajo de este post te tomó 22 minutos. No está tan mal.

Por tu pregunta, coño, no sé, supongo que quedamos como "altos panas".

Anónimo dijo...

LEO, creo que nunca estuve tan perfectamente de acuerdo contigo. Es uno de los mejores textos que he leído a este respecto. DE BOLAS que el momento no llama a reflexionar sobre libertad de expresión, constitución, quién es más arrecho y quién manda más. A los venezolanos en general nos cuesta darnos cuenta, que la cosa se trata de ver con los ojos más profundos, quien coño somos nosotros, y qué coño estamos haciendo. Y espero que mi coño no te moleste, y yo si soy pana.
Besos de Brasil,
de São Paulo.
ah, cambié de mail, por favor no tengo el tuyo.
(aqui-va-mi-nombre).fraiz@gmail.com

Nina dijo...

"Que es la misma vaina, pero al revés." Y que la historia "da vueltas en redondo" así que tendremos de esta mierda un rato más.

Leo Felipe Campos dijo...

Meu cara amiga: qué legal, después te escribo un correo. Besos a tu hermosa familia. Sobre el tema, prefiero imaginar que lo conversaremos en un próximo encuentro, roncito en mano.

Nina: no sé si en redondo, pero creo que la historia nos revuelca, se mide en victorias y suele tener más perdedores. También creo que nos acusa la desmemoria.
Tampoco sé a qué te refieres exactamente con "esta mierda", pero mientras se mantenga la polarización política y el único punto de partida -o de cierre- para hablar sobre un tema, sea pertenecer a dos categorías: "chavista" o "escuálido", de seguro ese rato más va a durar algunos años.
No importa qué canal veas.
Saludos.

Nina dijo...

"esta mierda" es este no país. este radicalismo. esta Lista Tascón en ambos sentidos. estas trincheras a la que algunos no queremos asirnos. esta otredad: esta mierda que va para largo porque nos negamos a reconocernos en el otro.

Saludos.

Anónimo dijo...

Este comentario estaba en el post de abajo, pero pertenece en realidad a este tópico. Por eso lo reubico (tal cual fue escrito), con su fecha y hora. Mantendré el de abajo un par de semanas, no vaya a ser que ahora me quieran vincular al TSJ.

Leo Felipe Campos.-

anónimo dijo...
Qué patético que un comunicador como tú, esté en estos pasos. Es el colmo que después de trabajar con otros comunicadores, sólo te quede de ellos la retórica y miles de argumentos que por demás decirlo, son drásticamente ajenos, pareciera que lo que en realidad te mueve es un interés personal empañado de lo que, según Leo, son las gracias o particularidades de otros..., pues me pregunto desde cuándo te sientes tan alienado, desde cuándo te molesta tanto tu propio medio, consiguiendo como respuesta tu autèntica necesidad de llamar, como siempre, la atención. Y la verdad no estoy en contra de falso individualismo, pero si me da mucha pena lo bajo que puedes caer...

25 de mayo de 2007 7:22

Leo Felipe Campos dijo...

Y mi respuesta (también con fecha y hora de entonces):

Sí, querido anónimo, me mueve un interés personal. A otros quizá los mueva uno animal o vegetal. No sé cuál será el tuyo.

Ya que logro llamar, como siempre, la atención, y por eso entras a mi blog y te preocupas tanto por mí, te cuento algo: conozco a una chica que me cae bien. Ella se molestó porque contesté una entrevista en un canal que es afecto al gobierno, sus gestiones y su discurso. ¿Crees, querido anónimo, que no sabía que eso iba a pasar?

Ella trabajó conmigo, entró a RCTV cuando yo iba casi de partida, por eso no la considero una amiga, pero -créeme, anónimo de mi alma- podría afirmar que es buena persona: soy de los alienados que todavía creen que eso "se le nota" a la gente.

Yo creo eso y ella cree que la dignidad se vende. Yo creo eso y ella jura que unas declaraciones, incluso en este país, tienen tanto peso. Yo contesto algunas entrevistas pero ella mira la que prefiere. Y así vamos. Pero ella trabaja en la televisión, anónimo querido. Y supongo que coloca a los intereses de la política y las empresas por encima de los intereses de las personas. Yo no.

No te dé pena por mí, anónimo, a veces es mejor gastar el tiempo en otras cosas, como irse de vacaciones, lograr construir una familia o pensar en la ética, por ejemplo. O también, por qué no, en intentar una mejor redacción. Algo menos televisivo, ya sabes.

Gracias por tu visita, anónimo. Hermano. Lástima que no sé quién eres, de lo contrario podría decirte con todo gusto (y no menos cariño) que mi caída -tan baja- aún no da para ocultar mi nombre al opinar sobre algo. O al atacar a alguien. De ser eso que tú llamas "comunicador", sabrías que el mejor activo que tenemos nosotros es nuestro nombre. Salud.

25 de mayo de 2007 12:24

maria valentina dijo...

PUNTO PARA LEO
que vivan buena vida los amigos que caen bien, pero bien bajo.
Te amo.

Gabs dijo...

Uy, concesión, no conseción.

Estoy de acuerdo, menos con que es "mas marico" quien diga que esto es una injusticia.

Lo sostengo.

Qué triste, ¿sabes qué? Sospecho que esta revuelta durará unos días más (si acaso entra el plural) y en un mes todo el mundo estará celebrando equis gol de la Copa América que se transmite en vzla sólo a través de Tves (y es que son TAN capaces de hacerlo). Espero equivocarme.

Anónimo dijo...

Querido Leo... a la historia pasará la frase aquella de que si bien no eres chavista, tampoco estúpido. Creo que se trata de esto y más. No hay que pertenecer a ningún bando, porque ahora se trata de bandos, para entender que todo es un asunto de poder de un lado y otro. Ser periodista en este país, y en la mayoría, se trata de ser marioneta de alguien, con PODER. Las ilusiones de la U se van a la mierda cuando te dicen, epa, esa verdad no me gusta, disfrázala mejor o peor aún, no la digas. Para quienes están afuera como espectadores es fácil, para quienes están adentro -en la mayoría de los casos- se trata de 15... 15 y último o 15 minutos de fama, es duro; pero es, con punto y final incluido. Le duela a quien le duela. No soy chavista, pero tampoco estúpido. No hubo verdades aquel 13 de abril y tampoco renuncias masivas como la de hoy en Venevisión porque los panas se negaban a contar lo que ocurría afuera. Por qué? porque no somos formados como Comunicadores Sociales. Social! la palabra, apesta, no?. Claro es más chévere calarte a Madonna que a Omara Portuondo durante 1 hora de concierto en TV... Y seguramente no me enteré de los resultados del béisbol, porque eso lo transmite el canal de la competencia. Peor aún, y cuános murieron estos Carnavales? porque me acostumbre a producir, o consumir, los muertos del tradicinal operativo que hacen las televisoras, pero no entiendo por qué carajo en una fecha como hoy no tengo que ir a trabajar... "Quiero la píldora, quiero la píldora"... la noticia chatarra, la que sale rápidito y la que no me permite pensar. Esto no quiere decir que este o no de acuerdo con el cierre de RCTV, quiere decir que es muy fácil ver todo desde un sólo lado, porque los venezolanos nos hemos convertido en los máximos exponentes de la intolerancia y la pluralidad es un disfraz más de esta fiesta. Triste para los trabajadores de RCTV la suerte de conteo de fin de año... faltan 5 pa' las 11:59. Sin embargo, una vez más RCTV hizo alarde de cuánto sabe de TV... Hágamos una telenovela con todos estos pendejos de prota. Ellos lloran -pero de verdad, porque para muchos esa es su vida- y nosotros montamos un show televisado al estilo The Truman Show con una audiencia del carajo, incluyendo transmisiones internacionales. La cajita de sueños tiene el poder de idiotizar al que la ve y al que la hace... que decir del que da la cara a través de ella. Se trata de eso y más. Buen momento para retomar la lectura, el teatro y cuanta vaina aparezca en agenda... menos horas frente a la cajita se sueños, más de vida en la calle siendo protagonistas de nuestros propios espacios. Bravo por tu tstimonio en el libro de Duque y el mencionado canal. Lástima que se tratará del tema de abril y no de un juicio a la televisión venezolana, para que pudieras decir todo lo que dices en tu artículo en cadena nacional. Vas rumbo a ser un no chavista, pela bolas -si en manos del poder estuviese tú 15 y último-, pero, eso sí... estúpido jamás. Tú también tienes con qué.

Anónimo dijo...

Nuevamente, último anónimo, no entendí la última frase "esa vaina ahí que se parece como a la ética."

El moderno dijo...

Por supuesto que es mejor calarse una hora de Madonna que de Omara Portuondo!

Anónimo dijo...

Retomo tu ironía para aclarar que de eso se trata, pluralidad y tolerancia. No te tenemos por qué encadenarnos con algo o alguien. Madonna, Portuondo, Soledad Bravo, y hasta Paris Hilton si te da la gana. No tiene que ser la Venezuela de alguien, sea este rojo o azul... o moderno. MODERNO. Una palabra bastante 80 por cierto. Ya entiendo lo de Madonna.

Leo Felipe Campos dijo...

Ma. Valentina: Yo también te amo.

Gabs: Para mí no era una injusticia hasta el jueves 24. ¿Mis razones para que después lo fuera? Algo entre técnico y científico: Venevisión y VTV repiten los mismos esquemas que RCTV; ese juego de espejos -evidente e histórico- convierte a la decisión de renovar las concesiones de esas dos televisoras en poco menos que un balde de mierda para lo que llaman "el pueblo venezolano". ¿La otra? Que TVes no tenga la oportunidad de madurar como proyecto audiovisual porque a alguien en el TSJ le provocó demostrar que sí puede actuar con celeridad. Entonces confiscan los equipos de 1BC "amparados" en una "administración que salvaguarda los derechos difusos de los ciudadanos". Y TVes tiene que salir desde el principio con 24 horas de -mala- programación. Las comillas no son una cita de alguien. Son un chiste.

Por otro lado, querida Gabs, yo sí celebraré encantado los goles de Venezuela en la Copa América. Mejor eso que festejar los de Brasil en 2002 cuando nuestro país no se jugaba ni de lejos el orgullo deportivo (y aquí salíamos de otro fallido golpe de estado que en el momento debatía su nombre entre ese y "vacío de poder").

Por último -y con esto paso a contestarle al siguiente anónimo, a quien agradezco profundamente sus palabras- a mí puede no gustarme RCTV, ni su programación, ni algunos de sus directivos, pero no soy estúpido.

No pienso sumarme al desfile de testimonios -también creo que honestos- de artistas, periodistas y trabajadores en RCTV y Globovisión, aunque es difícil no pensar que algunos de mis amigos y ex compañeros sienten algo parecido a la arrechera y la decepción debido a mi postura.

Yo insisto en mirar los hechos desde otra perspectiva, una que, gracias a lo fácil que resulta desmarcarse de la mayoría, enfoca desde las consecuencias de lo ocurrido y los intereses de los menos poderosos. No creo mucho en el rating (excepto cuando hay campeonatos de fútbol). Eso da asco. Así que ni pensar en la cadena.

Saludos y otra vez muchas gracias por sus palabras.

Pd.- Yo prefiero a la Portuondo.

Gustvao dijo...

Primera vez que le pongo verdadera atención a un blog y de verdad leíto, me gusta. No me lo pelo.

De esto que escribes estoy de acuerdo en muchas cosas y en otras no. Pero hay una en específico que es el motivo de mi comentario y es esta: " hay que ser "más marico" para decir que es una injusticia. Justo sería acabar de plano con el resto de las televisoras o dejarlas a todas en paz." es decir, es injusto! (si lo estoy entendiento mal por favor explícame, y si eso me hace "más marico" pues arriba la mariquera.

un abarazo...

Ibrahim Ferrer dijo...

Ojalá en esta nueva dimensión tenga suerte y me salga trío con la Portuondo y Madonna! pa prendele candela a este cuarto!

Leo Felipe Campos dijo...

El gran Gustvao: no renovar una concesión tiene implicaciones, pero no es una injusticia. Se convierte en injusticia cuando... Eso ya lo dije arriba.
Más abrazos para ti, mi pana. Qué gusto saber que sigues las barbaridades que escribo.

Joven Ferrer: cante. Cante. Y baile entre esas voces negra y rubia. Lo que haga después no lo cuente. Saludos.

Kaury Ramos dijo...

Hola Leo... ya te escribí por mail, pero aprovecho para dejarte un comentario aquí, en el lugar donde se está discutiendo este asunto. Mi posición política la tengo clara, me opongo al gobierno de Hugo Chávez. (No soy "oposicionista", como dicen ahora, ni tampoco comparto muchas posiciones de lo que comúnmente se llama "oposición"). Me gusta esa actitud de desmarcarse del efecto espejo, de tratar de salir de la polarización para tener un pensamiento propio. Pero creo que poner en la balanza a ambas tendencias, como iguales, no es lo más justo. Y lo digo porque el poder (poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Ciudadano y Electoral, además del habilitante y de la reforma constitucional) está del lado del proyecto de la revolución bolivariana. Tal vez el contraargumento de estó podría ser: "es que detrás de la oposición están los intereses del capitalismo internacional y el imperio". Pues sí, hay muchos intereses. Pero yo no soy accionista de ninguna empresa, no tengo apartamento, no tengo ni siquiera visa gringa. Y así como yo hay muchos. No creo tampoco que los estudiantes que han salido a manifestar tengan por detrás a la CIA. Y si es así, coño, tengo a la CIA en mi casa y no me he dado cuenta. No entiendo muy bien el planteamiento de que no es un asunto político sino moral. Ya hablaremos de eso en algún momento. Detesto esta polarización, pero defiendo tener una posición política.

Leo Felipe Campos dijo...

Gracias por comentar Kaury.

Acá está en juego la credibilidad y el poder de representación. Los dos argumentos que mencionas parten, precisamente, de una matriz de opinión pública generada por esos medios (políticos y de comunicación) que no se atreven (o no les interesa) revisar otras perspectivas.

Ese versus a mí no me interesa, ya hay muchas personas hablando de ello.

Una cosa es defender una posición polícia y otra ser un militante, acá los periodistas -en general- prefieren lo segundo, y de ahí parten muchas veces para hacer su trabajo.

Lo que quiero decir es que hablar de la CIA o aclarar que no tienes bienes para defender una posición, es ligitimar un tema sin sentido. Desviar la discusión. Hacerle el juego a ellos. ¿Quiénes son ellos? Prende la televisión y sintoniza uno de nuestros canales, ellos representan a la mayoría de los venezolanos porque tienen una credibilidad enorme. Pero la vaina está partida en dos.

Un abrazo, Kaury. Nos veremos pronto.

El sabrosón son son corazón dijo...

Kaury, yo soy chavista y no tengo nada que ver con ninguno de los tres poderes, ni trabajo para el gobierno, ni conozco a Chávez, ni nada por el estilo, como la mayoría de quienes votamos por él. Este es otro ejemplo como el tuyo, pero del lado contrario.
Les mando un saludo a Leo Felipe Campos por su buenos textos y a todos quienes han comentado en este blog, este de acuerdo o no con sus opiniones.

Maito dijo...

Dos cosas, dos citas:

1. Con respecto a ser "marico" o "más marico" es bueno recordar lo que decía uno de mis profesores que murió de homosexualidad... "Existen 2 tipos de maricos, los del culo y los de la cabeza, estos últimos son los peligrosos"

2. Es insufrible vivir rodeado de intolerancia, de puño sobre la mesa y posiciones extremas, es sólo un ejemplo más de que somos un pais adolescente donde el otro no se entiende si no se aglutina dentro de tal o cual bando, dentro de tal o cual estereotipo. Leyendo este post y estos comentarios y habiendo vivido en Venezuela durante casi toda la era Chavista me acordé de algo que dijo alguien y que era más o menos así: "estoy dispuesto a luchar porque tú puedas expresar libremente tu desacuerdo conmigo."

Salud Leíto, que siga la buena letra.

Kaury Ramos dijo...

Me gusta este espacio. Sabrosón, sé que hay un montón de gente que, así como tu, es chavista porque quiere y no porque lo obliguen o le pagen o le convenga. Y eso lo rescato y lo respeto aunque no lo comparta. Leo, yo creo que lo de la militancia es así, tal cual. Creo yo que lo más sincero sería entonces que cada uno de esos periodistas con credibilidad lo asumiera sinceramente: "sí, soy militante, y estoy haciendo periodismo militante". Es difícil no caer en los argumentos que le hacen el juego a los extremos. Pero en eso ando, buscando, y no puedo negar que los busco para sustentar mi posición, sin que eso implique no aceptar otras. Chauuu

Leo Felipe Campos dijo...

Sabrosón, gracias. Maito, te amo (te amo, te amo). Kaury, gracias. También te amo.

Misael Rivera dijo...

Kaury, gracias por responder, estoy de acuerdo contigo con respecto al tema de los periodistas militantes.
Otra cosa si quería comentar, y es sobre las personas que se enorgullecen de no estar ni de un lado ni del otro o en contra de todos. Me parece genial que exista gente objetiva y equilibrada que no se deje arrastrar por pasiones, pero...¿muchas de estas personas no tomarán esto como una posición cómoda para quedar bien con Dios y con el Diablo y no tomar partido por nada?
Aprecio a la gente que genuinamente toma partido por algo, esté yo de acuerdo o no con su posición, así como aprecio a las personas que, genuinamente otra vez, tienen la capacidad de tratar de poner en una balanza todo, como Leo Felipe campos, a todos estos mis respetos también.

Leo Felipe Campos dijo...

No tomar partido en la diatriba política que se estanca en el prejucio, no quiere decir que alguien quiera estar bien con dios y el diablo. O estar mal con dios y el diablo, querido sonero.

A mí las pasiones me parecen del carajo, lo que no veo positivo es que los periodistas juguemos a tomar la razón por la fuerza. Y que la vara de medición sean el gobierno y su opuesto.

Por no ver el resto se han cometido errores que afectan a muchos venezolanos: y somos jústamente los periodistas, editores y dueños de medios quienes no debemos escurrir el bulto. En este momento veo más fácil alinearse con las políticas de Chávez o contra ellas. Y después afirmar que -con eso- se ha tomado partido.

Saludos, y muchas gracias salsero.