martes, 12 de agosto de 2008

La ciudad y el caballero de la noche

A Pau

La amargura que define a Estambul y que toda su vida ha combatido para terminar asumiendo, Pamuk la coloca junto a dos preguntas: ¿Qué significa que yo haya nacido en tal fecha en tal rincón del mundo? ¿Han sido una elección justa esta familia, este país y esta ciudad que se nos ha otorgado?

Ni Puerto Ordaz es Estambul ni yo pretendo ganarme el Nobel, pero resulta que estoy de visita en Guayana y acabo de ir al cine. También he conocido a un niño de apenas dos meses y es a él, o a través de él, que quiero plantearme estas preguntas.

Las mismas dos preguntas: ¿Qué significa? ¿Ha sido?

La película que vi en el cine es Batman, el caballero de la noche. En Puerto Ordaz no hay noche, el sol es omnipresente. Si no hay noche, no hay Batman, pienso, aunque puede haber Harvey dos caras. Harvey dos caras asegura que el mundo es cruel y que la única moralidad en un mundo cruel es el azar. Que el azar es justo. Me dirán que sin Batman tampoco podría existir Harvey dos caras y quizá tengan razón, pero ese no es el asunto que quiero tratar.

Pamuk escribe que al igual que ocurre con nuestras vidas, la mayor parte de las veces es por otros por quienes nos enteramos del significado de la ciudad en la que vivimos. Estas fotografías, entonces, aparecen no como ráfagas, que es una idea repetida o fastidiosa, sino como lo que son, una sucesión de instantáneas que me aproximan con fortuna a ambas respuestas, y que a mí me gusta imaginar como una película vieja que se mira desde el futuro.




















Por cierto, el Minerven goléo 3 a 0.

4 comentarios:

Verónica Ruiz del Vizo dijo...

Extraño mucho a Pau. Te amo

2021 dijo...

Estimado Leo,

Como asiduo lector de esta libreta tengo que hacer un par de señalamientos. No se si fue el sol omnipresente de Puerto Ordaz, o algún posible mal doblaje guayanés, lo que no te dejó captar que esa frase que atribuyes a Harvey Dos Caras pertenece a El Guasón, quien es -además de forma obvia- la antitesis de Batman en la citada película. Al mismo tiempo al concepto al que hace referencia no es a el Azar, sino a el Caos, a quien El Guasón -es una especie de representación posmo del Dios Pan- personifica. Así pues creo que tu giro literario, que busca explicar la arbitrariedad con que compilas las instantaneas -que son hermosas sin duda alguna, y que ya forman parte de mi colección- queda automaticamente sin efecto.

Tan, tan.

¿Qué es esto? dijo...

Te digo de qué me di cuenta: nadie se altera cuando todo va de acuerdo al plan, aun cuando el plan sea espeluznante. Si mañana le digo a la prensa que algún pandillero será asesinado no van a alterarse, porque todo es parte de un plan. Pero cuando digo que un insignificante alcalde morirá, todo el mundo pierde la cabeza. Introduce algo de anarquía, altera el orden establecido y el mundo se volverá un caos. Soy un agente del caos. Te digo algo sobre el caos: es justo.

Eso es del Guasón, que tan bien describes.

Pero el concepto del azar que Harvey dos caras refuerza con su moneda está también en la película. La frase se la dice a Batman. Al menos así lo recuerdo. Si no, prometo corregir el error después de volver a verla.

Abrazos afectivos.

Anónimo dijo...

sigo insistiendo, habia que dejar que pasara la nube, el puente se veria mejor.